El cepillo de dientes la marca de una relación

                   

Las relaciones sentimentales del siglo XXI tienen, como todas las de la historia, una estructura determinada por –  un inicio, un nudo y  un desenlace-. Anteriormente, el inicio, nudo y desenlace tardaban mucho tiempo en desarrollarse, pero ahora todo sucede a velocidades maratónicas que a veces hasta sin recuerdos nos dejan. Sin embargo, existe un objeto que aunque pareciera superficial, nos recuerda la importancia de esa relación. El objeto es el cepillo de dientes.
El cepillo de dientes es un objeto personal, íntimo, muy necesario e intransferible. Es por eso, que generalmente es el primer objeto que se instala en la casa o apartamento de tu nueva conquista, porque es un objeto de primera necesidad en todas las relaciones, sobretodo por aquello de eso llamado aliento.
las parejas estables, se lavan los dientes juntos.
Vamos a hacer un recuento de cómo llega el cepillo de dientes a la casa de aquel o aquella. Si ya llevas varios días saliendo con  esa persona y estás consad@ de lavarte los dientes con el dedo, copitos o haciendo gárgaras con enjuague bucal, lo más práctico si quieres empezar a tantear terreno, es ir dejando o pedir un cepillo de dientes para instalarlo al lado del de tu nuevo amor. Si las relaciones son duraderas verás que ese cepillo puede durar años porque está ahí y su uso es mesurado.
Cuando uno tiene cepillo de dientes en la casa del nuevo amor, es proporcional a cuando el perro orina el primer palo y marca territorio; sabes que todas las mañanas y noches si tú no estás presente, esa persona se acordará de ti. Sin embargo, es importante analizar el número de cepillos de dientes que se alojan en los porta cepillos, porque como dije anteriormente, es un objeto “personal, único e intransferible”, y si hay más de uno quiere decir que no eres el/la única y que hay más de un muelón (a) por ahí rondando.
Kit recomendado
Ahora bien, así como los cepillos de dientes te regalan besos más frescos, limpios y te dejan con un muy buen aliento, también reflejan el adiós definitivo a una relación. Es el final definitivo, porque cuando uno entra al baño y va a cepillarse los dientes y encuentra ese cepillo de la persona que te acabó de terminar, se generan sentimientos encontrados; es recordarlo (a)  pero debo confesar que no hay nada más placentero que agarrar ese puerco cepillo de dientes y tirarlo a la basura,  lo cual es recomendable hacerlo para abrirle campo al próximo y que la nueva conquista no vea rastro alguno de tu pasado. Queridos amigos, tengan claro que eso de coleccionar cepillos de tus ex habla muy mal de ti, y si son de esos que no les dura nada, es mejor como dice el dicho “Cada uno lleva el agua a su molino y el cepillo en el bolsillo”.
 
 
CAMILO ANGULO
@camilo.angulod

Un comentario de “El cepillo de dientes la marca de una relación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *